jueves, 10 de abril de 2008

Los obispos a la cárcel.

Quizá hayan encontrado el sistema de acabar con la Iglesia. Hemos visto recientemente al arzobispo de Granada en el banquillo de los acusados. Y fue condenado a instancias de un canónigo a quien había destituido de su cargo.

Hoy leemos en Religión Digital que una lesbiana dada de baja de una hermandad de la Virgen de la Encarnación de Abenójar (Ciudad Real), de la que era vicesecretaria, por haber contraído "matrimonio" con otra mujer ha denunciado al obispo de aquella diócesis ante el Juzgado.

A este paso nos encontraremos con muchos más obispos denunciados. Por los padres de un niño celiaco a quien no se haya autorizado a comulgar con Coca Cola o con pan de maíz. Por dos gays a quienes se les niegue una boda católica. Por un profesor de religión cesado por enseñar que Dios no existe. Por un pecador público a quien se le niegue la comunión. Por un partido político anticatólico que se sienta señalado en alguna nota de un obispo. Por animar a la objeción de conciencia ante la Educación para la Ciudadanía. Por decir que el aborto que la ley autoriza es un crimen. Por negar una iglesia para rodar una película. Por dos divorciados o un cura no secularizado que pretendan casarse. Por un apóstata a quien no borren su nombre del libro de bautismos. Por ser el obispo de un sacerdote pederasta aunque se haya enterado de ello ese mismo día. Por una señora a la que le nieguen la ordenación sacerdotal. Por un sacerdote a quien cambien de parroquia y le den otra que no sea de su gusto. Por un profesor del Seminario cesado por sus doctrinas...

Hay montones de casos que pueden terminar en los tribunales si dan con un juez sectario. Y todos los obispos en la cárcel. Por actuar de obispos.

Don Antonio Algora no es de mis obispos favoritos pero esto ya pasa de castaño oscuro. Si ya me pareció impresentable lo de Granada, lo de Ciudad Real no tiene nombre.
  1. http://blogs.periodistadigital.com/laciguena.php/2008/04/09/los-obispos-a-la-carcel-