martes, 5 de agosto de 2008

Manga Ancha

Desde "Panoráma Católico Internacional", imagen de "Diario Provincia":

Ilusiones Una gran cantidad de ciudadanos muy correctos, abrazaba hasta hace poco la esperanza de que don Mauricio Macri fuera la solución política. Para ello prescindieron de cualquier examen, bastándoles sus ojos claros y su imagen simpática de niño bien, pretencioso y futbolero. Con este último bagaje obtuvo el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. O mejor dicho, de la ciudad Autónoma, para ajustarnos a su moderna índole y apelativo. Vale decir independiente de todo dominio legal o moral; apartada de cualquier condicionamiento anímico esencial, permanente o invariable. Hoy es la ciudad relativa por antonomasia, a quien el candidato le vino como anillo al dedo. Y a fe que se han cumplido cabalmente semejantes expectativas. Aunque la urbe porteña no ha cambiado un ápice del modelo trabajosamente elaborado por sucesivas administraciones “democráticas”, si ha acentuado su “soltura moral”. Hasta un punto que nada tendrá que envidiar a sobrecogedores ejemplos bíblicos, que seguramente deberán preocupar al supremo pastor de su diócesis.

Escribe Juan E. Olmedo Alba Posse

Casos puntuales
A) El mes pasado se publicó en el Boletín Oficial de Buenos Aires (N° 2945), la ley que instituye al 17 de Mayo de cada año como "Día de Lucha Contra la Discriminación por Orientación Sexual o Identidad de Género", para concienciar a los jóvenes alumnos sobre el respeto a la diversidad sexual. Como aclara Notivida (año VIII, n° 514), cuando cada 17 Mayo los homosexuales piden no ser discriminados, reclaman que se erradique la “discriminación política, jurídica, social y cultural”, exigiendo “los mismos derechos con los mismos nombres”. Lo que incluye, entre otras cosas, “matrimonio” y adopción. Conforme lo expresa la publicación citada, cabe señalar que esta ley -sancionada en el gobierno de Mauricio Macri- viola gravemente la moral natural y rechaza expresamente el Magisterio de la Iglesia Católica.

B) El Ministro de Salud del antecesor -Jorge Telerman- dictó el año pasado la resolución 1174/ 2007 que garantiza los abortos en los Centros de Salud Públicos de la Ciudad de Buenos Aires. Mauricio Macri la mantuvo. Y ahora los animados abortistas, con un nuevo proyecto, pretenden transformarla en ley y ampliar sus alcances (cfr. Notivida, N° 511, 15.5.08).

C) Por primera vez en América Latina, con motivo del Día Internacional de la Mujer, un ámbito gubernamental -la Legislatura porteña- distinguió a un activista transexual, que actualmente trabaja en el área jurídica de la Comunidad Homosexual Argentina –CHA- (Notivida, Año VIII, nº 493, 9.3.08).

Modelito, locura y perversión
En los últimos tiempos se suscitó una controversia -mano a mano- entre el Gobierno de la Ciudad Autónoma y los denominados “travestis”. En este caso los degenerados sexuales, que obviamente disfrazan algo más que sus magras vestimentas, esgrimieron el “derecho a trabajar”, por supuesto en la vía pública. Sólo el escándalo de ocurrir semejante disputa, pareciera empalidecer las malas costumbres de Sodoma y Gomorra. Finalmente y terciando la vecindad con voces airadas, Macri dispuso el traslado del asqueroso “trabajo” al aire libre. Lo llevó a un bello paraje, más lejano, del parque 3 de Febrero. “Zona roja”, que ha sido dotada de modernas comodidades acordes a la “actividad laboral”; con elementos para el caso, cuya descripción impide la repugnancia. Y en general las (los) travestis quedaron de conformidad. Daría para largo discurrir sobre estas aberraciones increíbles, pero no se puede omitir lo que significa todo esto, al mostrar hasta qué punto ha caído la moral de la vieja y prestigiosa ciudad de Buenos Aires. A partir sobre todo de su “autonomía”, inventada por la reforma constitucional del “Pacto de Olivos”. Lamentablemente no se ha escuchado, que se sepa, ninguna objeción del Arzobispado de Buenos Aires, principal custodio espiritual de las costumbres.

Para rubricar el cuadro, el Jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri formuló unas declaraciones de antología, que de no versar sobre un tema tan trágico y escandaloso (la desgraciada gente, rebajada a lo último), produciría hilaridad en un sainete de cuarta categoría. Ha dicho al respecto, en la entrevista que puede verse y oírse por www.aireyluz.com, que en realidad le gusta más el modelo “Ámsterdam”; recordando su sensación cuando visitó la zona roja de la ciudad holandesa…. “Fue una experiencia increíble: el nivel de emoción y excitación”. Para agregar en su jovial confidencia, que le parecía bien que una ciudad tenga su cuota de locura (sic), porque tiene que ver con el desarrollo de usos y costumbres y con “esas cosas límites de situaciones más perversas (sic), que son inherentes a la condición humana”. Gracias a esta democracia y al “Pacto de Olivos” entre Menem y Alfonsín, en estas delicadas manos está la población de Buenos Aires. La que en otros tiempos –los de la Intendencia Municipal- estaba protegida por el poder de policía que custodiaba la moralidad pública.

Relativismo.

Este despliegue de relativismo tan despreocupado, resulta muy preocupante porque encima, el jefe del Gobierno porteño ha puesto como Ministro de Cultura al señor Hernán Lombardi. Un personaje afiliado al Partido Comunista, vinculado a fuertes intereses financieros de la comunidad gay internacional, como que ejerció la representación local de la cadena que explota los hoteles “Gay”. A la que pertenece el Axel Hotel 5 estrellas de la ciudad autónoma Buenos Aires. Todo lo cual, advierte al Jefe de Gobierno sobre la necesidad de mostrarse sumamente estricto, hasta escrupuloso, para despejar la menor suspicacia sobre antecedentes personales y familiares que lo vincularon a intereses concurrentes con los de la Ciudad.
  1. http://www.panodigital.com/manga-ancha