martes, 5 de agosto de 2008

Los obispos españoles ante el modo extraordinario de la misa.

Desde "la Cigüeña de la Torre", imagen desde "Periodista Digital":

La acogida de nuestro episcopado al Motu proprio de Benedicto XVI se puede resumir en una palabra: nula.

No es que no se haya detectado el menor entusiasmo por parte de nuestros obispos, más bien desprecio absoluto cuando no incluso oposición.

Excepto el cardenal de Toledo que se ha mostrado abierto y acogedor según las noticias que me han llegado, los demás obispos o no existen o apenas han dado muestras de su existencia.

Cierto que también es sumamente descriptible el interés de los fieles por el rito antiguo. Inexistente en muchos lugares y ultraminoritario en otros. Pero entiendo que nuestros obispos, que se dicen tan del Papa, deberían animar el rescoldo donde exista en lugar de hacer todo lo posible por apagarlo.

Una Voce Málaga nos está dando espléndida información de la buena acogida de la decisión del Papa en numerosos lugares del mundo con participación de bastantes obispos. Lo de España resulta penoso.

Creo que sólo un obispo español ha celebrado, por lo menos en una ocasión, según el modo extraordinario. Aunque fuera de España: el cardenal Cañizares. Los demás, al menos que yo sepa, ninguno. E incluso el presidente de la Comisión de Liturgia, el obispo de León, se expresó en contra. Aunque luego tuviera que desdecirse.

Parece que los cardenales de Madrid, Sevilla y Barcelona, este último en esto fue Sistach, han acogido, por supuesto que sin echar cohetes, los deseos de algunos fieles y el ofrecimiento de algún sacerdote. Creo que en Madrid con aceptable asistencia de fieles que solicitan, hasta el momento sin resultado, otra iglesia más donde se pueda celebrar el rito extraordinario.

El arzobispo de Santiago también consiente que de cuando en cuando, no sé si todos los domingos, se celebre así la misa en una parroquia perdida de Galicia. Creo que con muy escasa concurrencia. Y seguro que los lectores nos darán cuenta de algún caso más. Me parece recordar que en Málaga y Murcia se han celebrado alguna vez aunque no sé si con continuidad.

El obispo de Santander parece que negó la autorización a unos fieles que la solicitaban. Y el arzobispo de Oviedo no contesta a una petición análoga.

Todo ello en lo que parece abierta oposición al texto pontificio que no requiere ninguna autorización episcopal. Si bien ello es un error del Motu pues, dada la estructura eclesial, no cabe una actitud sacerdotal enfrentada al obispo. Que puede mandar al cura, al día siguiente, al pueblo más perdido de la sierra.

Yo no soy ningún apasionado de la forma extraordinaria. La mejor prueba de ello es que no acudo a esa misa. Pero creo que es una riqueza de la Iglesia que no se debería obstaculizar sino más bien animar. Con conciencia de que no va a ser el modo generalizado de celebrar la misa. Y eso es lo que no veo en nuestros obispos. Que parecen empeñados en que la planta que sembró el Papa no crezca. Al menos esa impresión dan.

Posiblemente después de este artículo, con los comentarios que se aporten, todos lleguemos a conocer mejor la situación española. De vosotros dependerá.
  1. http://blogs.periodistadigital.com/laciguena.php/2008/08/04/los-obispos-espanoles-ante-el-modo-extra