sábado, 13 de septiembre de 2008

Jovenes argentinos defienden a la Catedral de Neuquén

Nos enteramos de este testimonio de valor católico, jóvenes argentinos defienden, rezando el Santo Rosario, a la catedral de Neuquén de grupos abortistas y feministas dispuestos a mansillar la santidad de la casa de Dios.

El valor de estos jóvenes argentinos enseña a todo católico cual es su deber frente a los enemigos de la Esposa del Cordero.

El diario Rio Negro online, reseña lo ocurrido en una nota del 18 de Agosto, parte de ella compartimos:

"Cuando la marcha llegó a la catedral neuquina, la tensión que hasta el momento se había percibido en las pancartas, cartelería y cánticos, se focalizó contra un grupo religioso de no más de 100 personas contrarias al aborto y que se autodefinen como "en favor de la vida". Al principio el cruce fue sólo verbal: mientras que desde las manifestantes que participaron en el encuentro nacional se gritaban consignas a favor del aborto legal y de la libertad de decidir de las mujeres sobre su cuerpo, desde las escaleras de la catedral neuquina se respondió con un Ave María reiterado y constante. Las dos formas elegidas irritaron al sector opuesto.

Previendo la situación, antes de que las mujeres llegaran al centro de la ciudad, el obispo Marcelo Melani pidió al grupo que de personas que se había convocado en la catedral que se retirara o que, al menos, ingresara al edificio, para evitar un enfrentamiento o reacciones cruzadas. Con una bandera argentina que tenía inscripta la frase "Neuquén elige la vida", el grupo se mantuvo la puerta del edificio. Cuando la marcha retomó la Avenida Argentina luego de manifestarse frente a la Gobernación, ya Melani había desistido en sus intentos por evitar el encuentro entre los dos grupos.

El saldo fueron pintadas y vidrios rotos en el frente de la catedral, la bandera del grupo de católicos quemada y más tensión, que creció con los rezos de un lado y los gritos y cánticos en respuesta -también escupitajos y pantalones bajos- y que recién se disipó cuando unos diez policías se posicionaron entre los dos sectores."

Una vez mas fieles de a pie defienden su fe mas que el pastor que esta llamado a guiarles y mostrarles con su ejemplo, la tibieza de unos se convierte en el valor de otr0s.