lunes, 2 de febrero de 2009

El gobierno argentino inicia el acoso a Mons. Williamson

Desde Panoráma Católico Internacional, imágen desde Fraternidad Sacerdotal San Pio X - Católicos.

Buenos Aires, 2 de febrero. Fuentes propias.

Fuentes inobjetables de la dirigencia política nos señalan que el gobierno argentino, ha iniciado una ofensiva con miras a plantear cargos legales contra Mons. Williamson y expulsarlo del país. El procedimiento está siendo llevado por el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación y la Xenofobia) que preside la ex diputada radical María José Lubertino, política profesional de amplia militancia en lobbies pro aborto, que apoyó tenazmente las leyes de perspectiva de género y matrimonio gay.

La cuestión, nos informan, no es solo ideológica sino que responde también a una situación política de tensión interna en el gobierno de los Kirchner.

Buenos Aires, 2 de febrero. Fuentes propias.
Fuentes inobjetables de la dirigencia política nos señalan que el gobierno argentino, ha iniciado una ofensiva con miras a plantear cargos legales contra Mons. Williamson y expulsarlo del país. El procedimiento está siendo llevado por el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación y la Xenofobia) que preside la ex diputada radical María José Lubertino, política profesional de amplia militancia en lobbies pro aborto, que apoyó tenazmente las leyes de perspectiva de género y matrimonio gay.

La cuestión, nos informan, no es solo ideológica sino que responde también a una situación política de tensión interna en el gobierno de los Kirchner.

Lubertino condenó recientemente en forma pública la intervención armada de Israel contra la población de Gaza. Simultáneamente, el ex funcionario y piquetero profesional, Luis D’Elía, muy cercano a Néstor Kirchner, realizó una manifestación contra un conocido empresario judío argentino, en “repudio a los ataque de Israel contra la Franja de Gaza”. Esto generó la respuesta inmediata de la DAIA (Delegación de Entidades Israelitas Argentinas), cuyo presidente acudió a solicitar el apoyo de la embajada de los Estados Unidos, con todo éxito.

La situación interna del equipo gobernante se deterioró notablemente, cuanto el actual Jefe de Gabinete de Ministros, Sergio Mazza, desautorizó a D’Elía. Lubertino, por su cargo, debería actuar en contra del piquetero D’Elia aplicando las leyes antidiscriminatorias en vigencia.

Protegido por el favor del ex presidente Kirchner, y por su excelente relación con el estado de Irán y con el presidente Chávez de Venezuela, D’Elía desafía a la comunidad israelita. Lo cual hace necesario que el INADI, y en particular su presidenta, Lubertino, se vea en la necesidad de encontrar un chivo emisario que zanje sus internas políticas y dé cierta satisfacción a las entidades judías sin tocar a D’Elía.

En este plan, han decidido un acoso sistemático al obispo Williamson, residente en la Argentina. En un programa emitido por Radio América la semana pasada, del que participó este redactor, la Lubertino amenazó a Mons. Williamson con la aplicación de leyes antidiscriminatorias si llegaba a hacer declaraciones del tenor de las que generaron el revuelo internacional por todos conocido. Ante el silencio del obispo, se sabe que ha comenzado a acosarlo, buscando motivos para un proceso penal. Naturalmente, el primer punto indagado fue el de su residencia como extranjero, que resultó perfectamente regular. Ahora se lo presiona para que se pronuncie sobre el mismo tema del que se le había advertido no hablase, bajo apercibimiento de iniciar acciones legales.

Poco o ningún fundamento legal tiene el embate del INADI, y ninguna legitimidad política mientras no se procese al piquetero D’Elía, se retracte la propia Lubertino de sus dichos contra el genocidio israelí en Gaza, ni se repudie al régimen de Chávez, cuyos sicarios asaltaron el sábado último la sede de la Sociedad Israelita de Venezuela, destruyendo sus instalaciones, con particular saña hacia los objetos sagrados y de culto, como los rollos de la Ley. Hasta ahora el Presidente Chávez no ha manifestado voluntad alguna de castigar a los culpables.

En los próximos días se esperan novedades.

M.G.
  1. http://panodigital.com/el-gobierno-argentino-incia-el-acoso-contra-mons-williamson