viernes, 8 de mayo de 2009

INCORRECTA TRADUCCION DEL PADRENUESTRO

Antes se traducía MEJOR el Padrenuestro: Perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores.

La deuda abarca todo lo que le DEBEMOS a Dios (la vida, la salud, el alimento, el vestido, la familia, la gracia, la redención, etc.). La DEUDA abarca, pues, TODO, naturalmente que también las ofensas que le hacemos.

La palabra DEBITA en latín se traduce literalmente como DEUDA. Al decir ofensa sólo pedimos a Dios que nos condone lo que debemos por el pecado (ofensas) y no todo lo demás que también le debemos. Traducir la palabra DEBITA como OFENSA es restrictivo. A Dios le debemos TODO, no sólo por nuestras ofensas.

La Virgen -cuando vivía en la tierra- no habría podido rezar la nueva traducción del padrenuestro porque Ella nunca pecó y por lo tanto jamás ofendió a Dios, en cambio si se traduce literalmente -que es lo más correcto- si lo podría haber rezado -probablemente lo hizo-, porque aún Ella debía todo al Señor. La Virgen tenía para con Dios, la deuda de la Vida (de haber sido creada), de haber sido preservada de todo pecado, de ser la Madre de Dios, etc. Todo esas eran DEUDAS (¡y, por supuesto, no eran ofensas!).

Luego, la traducción "OFENSAS" hace restrictivo el sentido original de esta oración enseñad por N.S. Jesucristo. Siempre será más correcto decir "DEUDAS", que como ya hemos explicado incluye, también, las ofensas.

Pidamos a Dios, que nos perdone TODO lo que le debemos, incluyendo nuestras ofensas. Recemos frecuerntemente esta oración. Y no olvidemos que, con el padrenuestro, estamos pidiendo al Padre que nos perdone en la medidad que perdonamos nosotros. Si queremos que nos perdone, debemos nosotros también perdonar.
  1. http://www.mpgrupos.com/vthread.asp?idgroup=5406&idareathread=20673

1 comentario:

Andyshon dijo...

pues el perdón, en toda la palabra de Dios, implica la misericordia de Dios hacia la desobediencia del hombre, de manera que la deuda que se contrae para con Dios es a causa del pecado y de ninguna otra cosa, de manera que rebuscar el sentido a la oracion de Jesucristo para reafirmar una falsa doctrina como lo es la de María sin pecado, es simplemente hacer ojos ciegos al hecho de que nuestra deuda, así como la de María, es únicamente a causa de nuestro pecado...

Dios te ilumine