jueves, 17 de julio de 2008

CEREMONIA BIENVENIDA, VISITA A LA TUMBA BEATA MCKILLOP - jmj 2.008

Desde el Servicio Informativo Vaticano:

CIUDAD DEL VATICANO, 17 JUL 2008 (VIS).-Después de celebrar misa en privado en la Capilla de la Catedral House, el Papa se trasladó a la Government House, un elegante edificio gótico construido entre 1837 y 1845, donde tuvo lugar la ceremonia de bienvenida.

El Santo Padre fue acogido en el parque de la residencia por el gobernador general, Michael Jeffery y por el primer ministro, Kevin Rudd. También estaban presentes autoridades políticas y civiles y algunos prelados de la Iglesia australiana.

Al inicio de su discurso, Benedicto XVI se preguntó cuál era el motivo que llevaba a tantos jóvenes a emprender un viaje tan largo para participar en un evento como la Jornada Mundial de la Juventud. "Están deseosos -dijo- de tomar parte en un acontecimiento que pone de relieve los grandes ideales que los inspiran, y regresan a sus casas llenos de esperanza, decididos a construir un mundo mejor. Para mí es una alegría estar con ellos, rezar con ellos y celebrar la Eucaristía junto con ellos. La JMJ me llena de confianza en el futuro de la Iglesia y en el futuro de nuestro mundo".

"Durante miles de años, antes de la llegada de los emigrantes occidentales, los únicos habitantes de este lugar -dijo- eran personas originarias del país, aborígenes e isleños del Estrecho de Torres. (...) Gracias a la valiente decisión del gobierno australiano de reconocer las injusticias cometidas en el pasado contra los pueblos indígenas, se están dando pasos concretos para alcanzar una reconciliación basada en el respeto recíproco. Estáis tratando justamente de colmar la separación entre australianos indígenas y no indígenas acerca de las perspectivas de vida, los avances educativos y las oportunidades económicas. Este ejemplo de reconciliación ofrece esperanza en todo el mundo a aquellos pueblos que anhelan ver afirmados sus derechos y su contribución a la sociedad reconocida y promovida".

El Papa resaltó la contribución de los colonos católicos de Europa a la nación australiana, "especialmente en los campos de la educación y de la sanidad". En este contexto recordó a la beata Mary McKillop, "una de las figuras eminentes de la historia de este país".

Refiriéndose a continuación a "las maravillas de la creación de Dios", que se reflejan en tierra australiana, el Santo Padre señaló que este país "se está comprometiendo seriamente en la responsabilidad de cuidar en el ambiente natural". Además, añadió, "ha sostenido generosamente operaciones internacionales para el mantenimiento de la paz, contribuyendo a la resolución de conflictos en el Pacífico, en el sur de Asia y en otros lugares".

Tras recordar que el lema de la Jornada Mundial de la Juventud 2008 está inspirado en el Espíritu Santo, Benedicto XVI pidió para que la tercera persona de la Santísima Trinidad "renueve espiritualmente este país, el pueblo australiano, la Iglesia en Oceanía y en realidad a los confines de la tierra".

"Que mediante la acción del Espíritu Santo, los jóvenes reunidos aquí para la JMJ -terminó-, tengan la valentía de llegar a ser santos! Esto es lo que necesita el mundo, por encima de cualquier otra cosa".

Terminada la ceremonia, el Papa visitó el "Mary MacKillop Memorial", donde se encuentra la tumba de la primera beata australiana, cofundadora de las Religiosas de San José. Posteriormente se desplazó a la "Admiralty House", donde hizo una visita de cortesía al Gobernador General, Michael Jeffery y se encontró con el Primer Ministro, Kevin Rudd.

PV-AUSTRALIA/BIENVENIDA:TUMBA MCKILLOP/SYDNEY VIS 080717 (570)
  1. http://212.77.1.245/news_services/press/vis/dinamiche/c0_sp.htm