viernes, 10 de octubre de 2008

LA CRISIS O CRACK FINANCIERO EN EL MACRO SISTEMA MUNDIAL

Extraemos el siguiente artículo del blog de "Radio Cristiandad", de autoría de Luis Eduardo López Padilla y originalmente publicado en el sitio web "Apocalipsis Mariano". Damos a conocer este artículo con el fin de compartir una visión distinta y alternativa del sistema financiero mundial y de las causas y posibles desenlaces de la actual crisis financiera.

EL FIN DEL SISTEMA ECONÓMICO ACTUAL
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL

El inicio del acto final de la obra en que el mundo lleva participando desde 1820, en los próximos meses va a atestiguar el principio del fin de su sistema económico. A partir de aquí, el sistema irá evolucionando hasta su total transformación en otro muy diferente el que el Sistema Mercantilista pasó en la segunda mitad del siglo XVIII.

La crisis de 1929 y la Gran Depresión significaron un cambio radical con respecto al pasado; y la actual estructura está en proceso de desaparición debido al egoísmo humano del éxito individual, y al plan concertado de unos cuantos que dirigen al mundo. Así, el sistema actual se está muriendo porque ya no es sostenible en su forma actual; la salida dará lugar a una cierta idea de ‘previsión’ que se traducirá en la ‘imposición’ de políticas y de medidas concretas que nos adentrarán en nuevo orden económico.

Los eventos de los últimos días dejan al desnudo la inmoralidad, y criminalidad del sistema financiero, bancario y monetario impuesto al mundo de desde hace décadas por quienes promueve la “globalización”, lo que ha permitido que un pequeño conjunto de personas acumulen inmenso poder sobre mercados, empresas, industrias, fuerzas armadas y naciones enteras, de una manera irresponsable y criminal. Se trata de un sistema de poder global inicuo y diseñado en los centros de planeamiento geopolítico y geoeconómico privados al servicio de las estructuras de poder del Nuevo Orden Mundial como el Council on Foreign Relations (CFR fundado en 1919), la Trilateral Commission (fundada en 1973), la Conferencia Bilderberg (formada en 1954), El Club de Roma (1968, )y otros como el Cato Institute, American Enterprise Institute (AEI) y el Proyect for a New American Century (PNAC).

Los que Mueven los Hilos

El Council on Foreign Relations

El Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) es una institución supuestamente privada, pero de una incalculable y extraordinaria influencia pública, que se considera como el foco y núcleo fundamental y de mayor poder del imperio mundialista. Ha sido promotor indudable de otras importantes instituciones de carácter mundialista como lo son el Club Bilderberg, la Comisión Trilateral y el Club de Roma. Son parte de una élite de poder que controla, entre bastidores, al gobierno de los Estados Unidos. Sus miembros son políticos, financieros, catedráticos universitarios, dueños de los medios de comunicación más influyentes de América, y presidentes de grandes compañías que usan su influencia para infiltrar el Nuevo Orden Mundial en la vida americana.

En apoyo a lo anterior, Félix Frankfurter, juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos entre 1939 y 1962 y miembro del CFR, dijo lo siguiente: “El auténtico gobernante en Washington es invisible y ejerce ese poder detrás del escenario”. Asimismo, hay un testimonio del Almirante Chester Ward, miembro del CFR por más de 10 años que después denunció los auténticos fines de la institución: “Dentro del CFR existe un grupo mucho menor, pero mucho más poderoso, compuesto por banqueros internacionales del Wall Street y sus principales agentes. Primariamente desean que el monopolio mundial de la banca se hurte a cualquier poder para que caiga bajo el control del gobierno global. Este núcleo del CFR está dirigido por los hermanos Rockefeller”. En otra ocasión, el Almirante Ward, denunció al Council acusándolo de ser una “banda cuyo principal objetivo es terminar con la soberanía y la independencia nacional de los Estados Unidos”.

El Grupo Bilderberg

Los promotores y dirigentes mundialistas del CFR se dieron cuenta que la mayoría de los miembros eran norteamericanos, secundariamente había algunos británicos, por lo que necesitaban de otras instituciones subordinadas al CFR de donde pudieran integrarse personalidades de otros países, ya no sólo como colaboradores, sino como miembros vinculados al proyecto mundialista. Este proyecto se ha ido concretando a través de la creación de otros instrumentos y grupos internacionales de mira globalista y mundial, como son el Grupo Bilderberg fundado en 1954.

El propósito principal de los Bilderbergs, así como el del CFR, es el establecimiento de un Gobierno Mundial. Se estima que existen cerca de 200 hombres influyentes de las naciones miembros de la OTAN que pertenecen al Grupo Bilderberg.

El objetivo final del Club Bilderberg es el control de absolutamente todo en el mundo, en todos los sentidos de la palabra. Actúan como si fueran Dios en la Tierra. Entre sus planes figura establecer:

· Un solo gobierno planetario con un único mercado globalizado, con un solo ejército y una única moneda regulada por un Banco Mundial.

· Una Iglesia universal que canalizará a la gente hacia los deseos del Nuevo Orden Mundial. El resto de religiones serán destruidas.

· Unos servicios internacionales que destruirán cualquier identidad nacional a través de su subversión desde el interior. Sólo se permitirá que florezcan los valores universales.

· El control de toda la humanidad a través de medios de manipulación mental. En el Nuevo Orden Mundial no habrá clase media, sólo sirvientes y gobernantes.

· Una sociedad postindustrial de crecimiento cero. Este crecimiento cero es necesario para destruir los vestigios de prosperidad.

· Cabe incluir en ello la despoblación de las grandes ciudades, según el experimento llevado a cabo en Camboya por Pol Pot. Los planes genocidas de Pot fueron diseñados en Estados Unidos por una de las instituciones hermanas de Bilderberg, el Club de Roma.

· Crisis artificiales para mantener a la gente en un perpetuo estado de desequilibrio físico, mental y emocional.

· Un férreo control sobre la educación con el propósito de destruirla. La juventud de hoy ignora por completo la historia, las libertades individuales y el significado del mismo concepto de libertad.

· Una ONU más poderosa. La creación del impuesto directo sobre el “ciudadano mundial”.

· La expansión del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) como preludio de una Unión Americana similar a la Unión Europea.

· Una Corte Internacional de Justicia con un solo sistema.

· Un estado de bienestar socialista.

Samuel Berger, ex consejero de Seguridad Nacional de Bill Clinton, dijo en el Instituto Brookings que “la globalización económica, cultural, tecnológica y política, no es una lección. Es un hecho que ya está sucediendo. Es una realidad que avanzará inexorablemente con o sin nuestra aprobación”.

La Comisión Trilateral

La fundación más reciente de la CFR es la Comisión Trilateral. Este nombre, de claro simbolismo masónico, significa que el ámbito de esta organización es triangular: Norteamérica – Europa – Japón. No obstante considerarse por sus fundadores como entidad privada, la Comisión Trilateral pertenece al ámbito público. Fue creada en 1973. Y una vez más el gran impulsor de la Comisión Trilateral es David Rockefeller, el gran activista permanente del Nuevo Orden Mundial. Su figura más representativa es Henry Kissinger.

La integración de la Comisión Trilateral es mucho más amplia, ya que a diferencia del Bilderberg, se admiten miembros del lejano oriente, particularmente de Japón.

La idea que concibió Rockefeller para conformar y crear la Comisión Trilateral vino por inspiración de un libro del profesor de Columbia Zbigniew Brzezinski, intitulado Between Two Ages, (Entre dos Eras), en el que se subrayaba la necesidad de formar una alianza entre las elites más influyentes de Norteamérica (Estados Unidos y Canadá), Europa Occidental (incluyendo ya a Rusia), y Japón. El fin era el establecimiento del Nuevo Orden Mundial según los criterios del CFR.

El núcleo de sus tesis giran en torno a conceptos básicos: la necesidad de avanzar hacia un sistema mundial, en la que la URSS debiera estar integrada en el Nuevo Orden Mundial. La supresión de las soberanías nacionales, que en aras de un nuevo orden de paz y progreso deberán ser transferidas a instituciones supranacionales dirigidas por una elite científica y financiera mundial. Asimismo Brzezinski preconiza el ocaso de las ideologías y de las creencias religiosas tradicionales, pues sólo los elementos suministrados por la tecnología y la electrónica podrán permitir a las sociedades humanas avanzar hacia el bienestar y progreso, los dos grandes pilares de la Era Tecnotrónica.

El Club de Roma

El Club de Roma (CDR) nació en abril de 1968 a instancias de Aurelio Peccei, miembro destacado del Grupo Bilderberg, del Comité Directivo de la empresa Fiat y del Consejo de Administración del Chase Manhattan Bank.

Entre los postulados ideológicos para alumbrar esa nueva humanidad sostenidos por el Club de Roma, figura, desde luego, la necesidad de implantar un Gobierno Mundial. Se ha manifestado reiteradamente por parte de sus dirigentes, desde el ya fallecido Aurelio Peccei, que “uno de los mayores obstáculos para el progreso de la humanidad es el concepto de la soberanía de cada nación” y así lo ha confirmado uno de los jefes del Club de Roma, Alexander King, al decir que “la sociedad mundial requiere una única dirección, un gran capitán que guíe la tierra hacia un destino común.”

Algunos Principios Básicos

Debido a la enorme complejidad del proceso que se está desenvolviendo en estos momentos, la gran cantidad de información que se da día con día, y la dificultad aparente de prever desenlaces tanto globales como en México, expresaremos a continuación algunos aspectos y datos clave que ayuden a armar este rompecabezas, a fin de entrever el verdadero rostro de este drama, y que indudablemente forma parte del proyecto del Nuevo Orden Mudial (NOM), la plataforma de un nuevo gobierno cuya cabeza será el Anticristo, quien se aprovechará de la crisis mundial cuyos inicios han comenzado y se desparramarán en todos los órdenes: político, social, climático, moral, religioso, científico y natural.

· a) El sistema financiero (que es el mundo eminentemente virtual e irreal ), fue diseñado para funcionar en forma crecientemente contraria a los intereses de la economía (que es el mundo real del trabajo, la producción y los servicios concretos). A lo largo de las últimas décadas, las Finanzas y la Economía se fueron alejando una de otra, dejando de mantener una sana y equilibrada complementariedad, y pasando a ser crecientemente antagónicas. Ello se refleja en el sistema actual que se basa sobre el concepto de deuda, lo que hace que la Economía Real siempre quede aprisionada y subordinada a los intereses y vaivenes de las Finanzas Virtuales.

· b) En materia de financiamiento de la economía, la doctrina liberal prevaleciente ha desplazado crecientemente al Estado en su función inalienable de utilizar la Moneda Nacional como instrumento de financiamiento de la economía. De ahí se entiende que hoy se haya transformado en dogma de las finanzas, el concepto aberrante de considerar que los bancos centrales deben mantenerse “independientes” del Estado, lo que es una manera de lograr que los mismos se subordinan a los intereses de la superestructura bancaria privada en lugar de los del pueblo y la economía en su totalidad. En el caso de Estado Unidos resulta particularmente nefasto por cuanto su banco central - el Banco de la Reserva Federal (FED) - es lisa y llanamente privado en un 97% de su estructura accionaria. Al lograr la superestructrura bancaria privada controlar el banco central, pueden entonces imponer una aguda desvalorización de la economía que hace que nunca haya capital suficiente para satisfacer las necesidades de la economía real. De esta manera, son los propios bancos privados los que logran transformarse en fuente primaria de crédito para toda la economía, activando así el muy redituable negocio de prestar dinero a interés, a menudo a tasas usurarias.

La Creación de la Banca de la Reserva Federal (FED)

En 1907 la banca Morgan provocó uno de sus pánicos financieros en Nueva York. A causa de este pánico bursátil de 1907, el senador Nelson Aldrich fue elegido presidente de la Comisión Nacional Monetaria. En su función visitó y estudió los bancos centrales de Europa, donde fue agasajado espléndidamente; a su regreso organizó, en colaboración con Paul Warburg, una de las reuniones secretas más importantes de la historia americana a fines del año 1910 en la Isla Jekyl de Georgia, donde se sentaron las bases para la creación de ese Banco Central bajo el nombre de Banco de la Reserva Federal. Los asistentes fueron la crema y nata de la Banca Internacional norteamericana: Benjamín Strong, en representación de Bankers Trust Company, adscrito a la órbita de la Casa Morgan; Henry Davison, alto ejecutivo igualmente de J. P. Morgan; Frank Vanderlip, presidente del National City Bank, de Rockefeller; Paul Warburg, director de la Banca Warburg; Charles D. Norton, presidente de J.P.Morgan; Abraham Piatt Andrew, Subsecretario del Tesoro. Warburg propuso allí el nombre de Federal Reserve para evitar la etiqueta de Banco Central.

El sistema de Reserva Federal fue creado con el objetivo aparente de evitar crisis económicas relacionadas con los pánicos financieros anteriores. Sin embargo, la realidad es muy distinta ya que lo que provocó el gran crack económico de 1929 fue precisamente el recorte abrupto que la propia Reserva Federal hizo con una súbita elevación de los tipos de interés, que es el precio del dinero. La Banca Internacional de Nueva York restringió el crédito y sobrevino el colapso de la Bolsa y de los bancos menores. Así, la gran depresión no fue un accidente casual sino un hecho económico bien preparado. Así pues, el sistema de Reserva Federal vigente desde entonces, dispone que el Estado otorgue a un grupo bancario privado la facultad de acuñar moneda y el derecho exclusivo a emitir billetes, o lo que es lo mismo, el control absoluto de la circulación monetaria en todo el país. Desde que este sistema fue adoptado, el gobierno estadounidense se limita a emitir bonos estatales que son respaldados por la Reserva Federal que es gestionada por la banca privada. Como consecuencia de ello, la banca privada del sistema federal percibe anualmente en concepto de intereses miles de millones de dólares, que son pagados, obviamente, por los contribuyentes norteamericanos.

En conclusión, la creación de un sistema internacional de hegemonía financiera en manos de algunos individuos es capaz de dominar la política del país y la economía mundial. Por tanto, desde que el sistema fue implementado, aunque los gobernadores de los Bancos Centrales se reúnen con periodicidad, no son sino meros subalternos del Gran Capital, quienes en realidad dirigen financieramente el Establishment mundial.

Algunos Datos Concretos

Resulta muy aleccionador recapitular sobre algunos de los hitos más importantes de los últimos meses que condujeron a la actual crisis terminal del sistema financiero global y que reflejan, con nombres concretos, lo que describimos arriba:

· Marzo 2008: Colapso del banco de inversiones Bear Stearns, adquirido por JPMorgan Chase a través de una línea de crédito por $ 30.000 millones otorgada por el Banco de la Reserva Federal (FED)

· Abril 2008: Colapso del Banco IndyMac - Generación de un fondo de rescate de más de $100.000 millones por la FED para estabilizar el sistema;

· Agosto 2008: Nacionalización de las dos mayores agencias tomadoras de carteras hipotecarias de EEUU - Freddie Mac y Fannie Mae - por la FED a un costo directo de $ 200.000 millones, haciendo que el Estado asuma una cartera de deuda por $5.400.000 millones;

· Septiembre 15, 2008 - Colapso del cuarto mayor banco de inversiones de EEUU, Lehman Brothers que sin embargo no fue salvado por la FED por considerar que sus efectos estaban consumados. Colapso del banco de inversiones Merrill Lynch que fue rescatado por el Bank of America a un costo de $ 50.000 millones (extra-oficialmente aportados por la FED ya que el Bank of America no disponía de semejante cantidad para salvar a Merrill)

· Septiembre 17, 2008: Colapso de la mayor aseguradora estadounidense y mundial, American International Group (AIG), nacionalizada por la FED en un 80% a un costo de $ 85.000 millones

· Septiembre 19, 2008: Henry Paulson (secretario del Tesoro y ex-CEO de Goldman Sachs), Bernard Shalom Bernanke (gobernador de la FED) y Christopher Cox (chairman de la Securities & Exchange Commission - la comisión de valores de EEUU) presentan al Congreso un plan de recate al mejor estilo de “blindaje financiero” por $ 700.000 millones para evitar caídas bancarias adicionales a partir de la semana que viene, las que podrían hacer colapsar a todo el sistema bancario y financiero de EEUU y, por extensión, global. Ante una pregunta a Bernanke de un congresista de cómo se arribó a esta gigantesca cifra de $ 700.000 millones, el gobernador de la FED respondió diciendo que la misma representa el 5% (!) de hipotecas que según él son incobrables. Sin embargo, analistas independientes estiman que esta cifra resultará absolutamente insuficiente, por cuanto la porción de hipotecas que se prevé son o serán incobrables - y que deben por ende ser pasadas a pérdida por los bancos - es mucho mayor: del orden del 10, 15 o 20 por ciento, lo que elevaría el monto del blindaje económico a cifras inimaginables. No por nada, en su edición del domingo 21 de septiembre pasado, el usualmente conservador diario “The Daily Telegraph” de Londres dijo que existen posibilidades concretas de que el propio Estado norteamericano termine declarándose en default sobre la totalidad de su deuda pública, hoy del orden de los $ 13.500.000 millones.

· Los grandes medios de prensa y analistas internacionales insisten en que estos blindajes los pagará el “contribuyente estadounidense” a través de mayores impuestos, hoy y en el futuro. Esto es apenas una parte de la verdad. La realidad es que estos salvoconductos sólo podrán pagarse con una aún mayor emisión monetaria descontrolada por parte del Banco de la Reserva Federal, lo que acelerará la erosión del valor del dólar. O sea, el costo de este desastre lo pagará todo el mundo que tenga tenencias en dólares, y no sólo el “contribuyente norteamericano”

La Situación Actual y posibles desenlaces

· La crisis que estamos viendo del sistema global financiero basado sobre el individualismo económico y la usura, es final No tiene solución a través de mecanismos y medidas estrictamente monetarias y económicas. Si las autoridades norteamericanas se circunscriben únicamente a este plano, entonces un grave colapso será inminente.

· Una visión más pragmática de las estructuras de poder globales y estadounidenses, sin embargo, permite afirmar que EEUU no va a permitir que esto le ocurra. Para ello, creemos entrever la existencia de lo que podríamos llamar tres planes alternativos para hacer frente a la crisis, según escenarios de creciente gravedad e inestabilidad:

Plan A Quedarse con el paquete que ya aprobó el Congreso el pasado viernes 3 de octubre por $ 700.000 millones de blindaje financiero, lo que permitirá que ese dinero se aplique como líneas de crédito de emergencia para asistir/salvar a aquellas instituciones bancarias que entre en crisis. Ello incluirá a bancos medianos, a financieras como Washington Savings & Loans, a bancos extranjeros con operaciones en EEUU (HSBC, Barclays, Deutsche Bank y otros), y muy especialmente a los megabancos estadounidenses aún en pie como Goldman Sachs, Morgan Stanley y CitiGroup (que espera muy ansiosamente cuantiosos fondos frescos para no entrar en colapso). La crisis se podrá administrar en las semanas por venir a través de medidas y mecanismos mayormente financieros, al tiempo que se redefinen las reglas de juego en Wall Street.

Plan B Si lo anterior no resulta, se da un colapso internacional en la bolsas y empieza a darse revueltas sociales violentas. Entonces, EEUU (Tesoro y FED) declara manu militari una emergencia económica nacional e introduce un cambio de moneda que al revés que el actual dólar tendrá respaldo en oro metálico (o sea con la introducción de algún chip u holograma inviolable transformándolo en una suerte de “oro de reserva global” de alto valor). Luego, con determinados poderosos tenedores de dólares y bonos del tesoro, se negociará según claros intereses geopolíticos y geoeconómicos: por ej., China, Japón, Unión Europea, y determinadas instituciones y empresas, que podrán transformar sus tenencias en dólares actuales por la nueva moneda según otras paridades.

Plan C Las autoridades norteamericanas no logran superar la crisis con medidas financieras, monetarias y económicas, lo que resulta en creciente violencia social e inseguridad política para Estados unidos y sus aliados.

Ello obligará a plantear el tema en el plano geopolítico, probablemente en los ámbitos político, diplomático y militar, promoviendo una mayormente generalizada situación de guerra global que permita derivar recursos, paliar los efectos de la crisis, imponer limitaciones estrictas a las libertades internas en EEUU so pretexto de la “grave crisis nacional”, intervenir militarmente en diversas partes del mundo, y movilizar al país (y aliados) en sus recursos materiales y en sus motivaciones psicológicas hacia la “defensa” ante el “enemigo”. Uno de los efectos buscados sería el de volver a equilibrar la economía y las finanzas así motorizadas, a través de una re-intensificada industria de guerra. Así podría darse un evento de algún ataque unilateral contra Irán so pretexto de su plan nuclear o, peor aún, algún bien orquestado auto atentado en territorio estadounidense o contra intereses norteamericanos o de sus aliados en otras partes del mundo, que hará empalidecer el del 11 de septiembre 2001. El mismo será entonces atribuido falsamente en los poderosísimos medios de difusión a Irán en particular, y al mundo musulmán en general lo que justificará una serie de ataques e invasiones. Otra posibilidad es que este ataque unilateral contra Irán sea llevado a cabo por el Estado de Israel tras recibir la luz verde para iniciarlo, lo que luego arrastrará a EEUU en la consiguiente guerra. También Rusia seguramente se verá involucrada, lo que tendrá el efecto de dividir y debilitar a la Unión Europea, especialmente en la inestable región centroeuropea. Semejante incendio bélico iniciado en Medio Oriente será excusa suficiente para liberar totalmente las reservas petrolíferas en Alaska, justificar una invasión de los campos petrolíferos de Venezuela, y militarizar el Atlántico Sur en las zonas de reservas petrolíferas Seguramente, todo esto también involucrará a China y a la India y conformaría una situación de guerra mundial, hoy de difícil previsión.

Estamos pues en la antesala de grandes definiciones que irán preparando el terreno a lo que se ha profetizado en la Escritura y recordado por la Madre del Señor. Es el comienzo de los dolores… y más.
  1. http://radiocristiandad.wordpress.com/2008/10/09/la-crisis-o-crack-financiero-en-el-macro-sistema-mundial/